CRECIMIENTO PERSONAL

La esencia de la Terapia Humanista, nos transmite que cada ser humano nace con un potencial latente para conducirse a sí mismo hacia su propia autorrealización y despertar al propósito de su Vida. Entiende que nuestra herencia es la bondad, la salud, la creatividad y la diversidad. Que somos un todo indivisible; donde todas nuestras partes se encuentran interconectadas entre sí (cuerpo, mente, instinto, ambiente…).

El sistema de creencias limitantes con el que crecemos desde la infancia, interrumpe esa espontaneidad que hay en cada un@, nos desconecta del potencial interno y nos vuelve autómatas; funcionando en la Vida y las relaciones de manera inconsciente. 

Son ese conjunto de creencias las que dan forma a nuestro carácter, el cual funciona como un filtro que selecciona y distorsiona la realidad que creemos ver; generando una vivencia e interpretación subjetiva y limitada que nos impide vivir con plenitud.

Esto es lo más parecido a estar soñando un sueño, en lugar de ver la realidad tal y como es.

Ser conscientes de esa ceguera funcional, nos ayuda a reconectar con nuestro potencial dormido. Nos empuja a soltar el severo juicio que a menudo nos autoimponemos, ampliando nuestra visión e incluyendo todas y cada  una de nuestras experiencias como necesarias para nuestra maduración personal. La psicología Humanista promueve el autoconocimiento como el motor que pone en marcha esa transformación personal. Donde cada individuo es el protagonista de esa tarea, de esa búsqueda trascendente de sí, de la cual se enriquece con sus propias experiencias, capacidades y singularidad.

Herramientas que utilizo durante el acompañamiento terapéutico: 

GESTALT
MINDFULNESS
ARTETERAPIA
TRABAJO SOCIAL

Click sobre cada imagen para saber más

Dirigido a toda persona, pareja, grupo o familia que esté atravesando algún tipo de dificultad. Así como aquell@s que deseen conocerse mejor y ganar en recursos personales.