Arteterapia

Arteterapia Gestalt

 

Su marco teórico se encuentra dentro de la psicología Humanista y la Terapia Gestalt. Lo que hoy conocemos por Arteterapia en occidente, surge en Europa (especialmente en Inglaterra) y Estados Unidos a finales del siglo XIX. El auge del psicoanálisis, las vanguardias artísticas del siglo XX y la segunda guerra mundial; fueron factores fundamentales para su aparición, reconocimiento terapéutico y desarrollo tal y como la conocemos hoy día. Sin embargo, el poder sanador, simbólico, creativo y reparador del arte sobre los individuos y grupos humanos, es una práctica universal de la que tenemos constancia desde tiempos ancestrales. 

 

Para recibir Arteterapia, no se precisa dominar ninguna técnica artística. Pues el arte es tomado como un canal para hacer fluir nuestro manantial creativo interno, al servicio de la salud y el desarrollo personal. El resultado expresado se pone al servicio de la conciencia, construyendo un puente de comunicación entre lo consciente y lo inconsciente. La conciencia de ese diálogo con la parte inconsciente que queda plasmada de manera simbólica en las obras, nos ayuda a descifrar aspectos internos para nuestra evolución y desarrollo personal. 

 

La Arteterapia Gestalt nos ayuda a vernos como una obra de arte viva, en constante creación. Tal y como un lienzo a medio pintar al que vamos aportando colores y formas para dar un sentido y continuidad, a la totalidad de la imagen, a la totalidad de lo que realmente somos. 

 

Practicarla desbloquea, resucita y potencia nuestra conexión con esa fuente creativa interna. Nos ayuda a transformar en poderosos recursos aquellas heridas que más nos han dañado y que desde la atención, comprensión y conciencia, podemos convertir en sólidos cimientos para una sana arquitectura interior. Nos ayuda a expresar, reconocer y validar la esencia común de nuestra humanidad así como nuestra singularidad en la forma; aquella para lo que la Vida nos llama a Ser y se ha encargado de hacernos expert@s a través de su inescrutable devenir en cada uno de nosotr@s.

 

Los soportes arteterapéuticos usados irán ligados a la necesidad concreta de cada proceso: por ejemplo escritura, costura, collage, fotografía, vídeo, escultura, pintura, cuerpo… etc.