¿Qué es?

UN  VIAJE  DE  AUTOCONOCIMIENTO  TRANSFORMADOR

Iniciar Viaje

Este viaje simbólico, comienza cuando sentimos la necesidad de un cambio
Algo que nos lleve a un lugar mejor. En cada etapa de dicho viaje,
vivimos experiencias 
que nos ayudan a transformar nuestra 
conciencia
a través del autoconocimiento
Despertando el potencial humano que
llevamos 
dentro para vivir con mayor 
plenitud y bienestar.

Hay momentos en la Vida en que tocamos con la pérdida en alguna de sus formas. Bien sea a través de un duelo por otra persona, situación o relación que cambia. Quizás sentimos que lo que falta es algo más profundo, difícil de explicar con palabras. A menudo, no somos conscientes de la pérdida que también se produce a nivel interior. Y tan solo conectamos con un malestar aparentemente externo, el cual nos impulsa una y otra vez a tratar de retomar el rumbo hacia un equilibrio transitorio. Pues el viejo mapa que solemos usar, no nos sirve para encontrar ese lugar de satisfacción que no caduca. Para dar con él, lo primero es comprender dónde y cómo nos encontramos aquí y ahora…

Observar aquello que más atención nos requiere en el presente, nos da la pista para comenzar nuestro viaje. A veces, ese malestar y desconexión que sentimos, lo expresamos a través de síntomas corporales. También mediante dificultades en las relaciones: trabajo, pareja, hijos, familia… o por medio de situaciones que se nos repiten una y otra vez.

En ocasiones sufrimos por como ha sido nuestra historia personal, y nos sentimos  tan identificada con ella, con tanta necesidad de comprender y aceptar lo que se nos quedó inconcluso, que no podemos pasar página y actualizarnos. Otras veces, el recuerdo de nuestro pasado es difuso u olvidamos partes. Y otras,  estamos demasiado preocupadas por el futuro, por resolver asuntos que aún no han llegado, cumplir expectativas externas o no poder aceptar la incertidumbre de lo que vendrá.

A menudo, sentimos que no podemos Ser. Simplemente Ser lo que somos en este Instante Presente. Confiando. Sin tratar de controlar todo a nuestro alrededor. 

A veces, el automático, la apatía y la desmotivación, nos deshabitan por dentro, desconectándonos de nuestras necesidades y deseos. Otras, dependemos demasiado de que las cosas siempre marchen según nuestras expectativas para poder sentir sosiego. 

Puede también, que nos sintamos inseguras, torpes, rar+s, demasiado sensibles y diferentes a la hora de encontrar nuestro sitio y relacionarnos. Faltos de autoapoyo para valorarnos y conectar con nuestra intuición y fuerza para interactuar con el mundo. Y puede también, que nos percibamos al contrario; muy seguros y decididos, con éxito en muchos ámbitos y totalmente adaptadas al entorno pero sin lograr re-conocernos sin éste y sin poder conectar con la sensibilidad y ternura que también somos. 

Tal vez, no podemos sostenernos en soledad. Tratamos de huir del vacío y separación que sentimos, llenándolo de cosas, situaciones o relaciones que nos calmen; aunque realmente no nos nutra internamente. 

Hay ocasiones en que la desconexión y desesperanza parecen tan profundas, que perdemos el sentido de la Vida; percibiéndola como injusta o cruel. No sabemos quiénes somos tras todas nuestras máscaras sociales, qué estamos haciendo aquí, cuál es nuestro verdadero propósito. Nos enfadamos constantemente y nos cuesta fluir; aceptar aquello que simplemente es, y no podemos cambiar. Y a veces, sabemos lo que necesitamos, lo que nos hace bien, lo que sí podemos transformar… y aún así, no logramos romper con nuestras limitaciones, bloqueos y creencias para ir hacia ello y poder dárnoslo.

En esta aventura de ser humanos, buscamos fuera lo que un día perdimos dentro y nos hacía sentir totalmente a salvo. La nueva Búsqueda, se trata de reconectar con la Brújula Interior. Esa que nos empuja hacia donde ningún mapa externo puede llevarnos.

Cuando elegimos convertirnos en buscadoras conscientes, contactamos con la sed de conocernos más y mejor. Mi propósito es acompañarte en esa búsqueda, donde el buscador es lo buscado. Para ello, iniciaremos una ruta de vuelta a casa, rumbo a tu propio centro. Poniendo luz/conciencia, en aquellos lugares que desconoces en ti. Comprendiendo así, la raíz de tus dificultades y cómo ésta determina en parte, tu forma de expresarte, de relacionarte y de vivir la Vida. Durante el proceso te re-apropiarás de las herramientas que ya posees. Aprenderás otras para crecer en unidad y coherencia con todo lo que eres, expresándose en distintos niveles (instintivo,emocional,racional…). Usaremos varias técnicas e instrumentos de trabajo, y nos serviremos del poderoso espejo para la consciencia, que implica la propia relación humana y terapéutica.


En cada etapa del viaje descubrimos y atravesamos las capas con las que aprendimos a cubrir nuestra verdadera identidad. Esto nos ayuda a transformar nuestra conciencia y autoconcepto. Rescatando una perspectiva esencial, inmutable y auténtica de nosotr+s en la que podemos Ser en unidad y descanso con todo lo que somos, con todo lo que es. Este reencuentro con nuestra esencia, es un anclaje interior que nos provee, además, del suficiente arraigo para poder abrirnos a la Vida de manera incondicional, con los pies en la Tierra. Tomando decisiones que nos hagan evolucionar y crecer, en coherencia con lo que pensamos y sentimos para hacernos cargo de nuestra existencia y autorealización.